Share on FacebookShare on Twitter+1Share on LinkedInPin it on PinterestShare via email

La organización de eventos requiere mucha planificación y coordinar muchos aspectos diferentes y pequeños detalles. Cuando el evento que se planea se ubica en diferentes espacios la cosa se complica aún más.

Estos días se está celebrando en Londres, el Clerkenwell Design Week, tres días donde la zona de Clerkenwell se llena de diseñadores y tendencias por quinto año consecutivo. Más de 60 showrooms y 200 marcas que otorgan a este evento un carácter internacional.

En exhibiciones de este tipo es donde se aprecia la calidad de la organización y hay que fijarse en todos los detalles. Por ejemplo, hay que cuidar aspectos como la entrega de acreditaciones. Es la primera impresión que se lleva el asistente y si se da la sensación de caos y desorganización, mal empezamos. Hay que prevenir las colas y tiempos de espera, así como entregar el material informativo junto con la acreditación, como mapas o folletos.

Siendo este un evento de diseño, por supuesto que hay que cuidar los espacios. No da buena impresión los stands mal iluminados donde los productos no son los protagonistas o lugares donde no se tienen en cuenta la facilidad de acceso de todo tipo de personas.

En un Design Week el diseño es el protagonista, pero la comunicación es la clave para conseguir los objetivos que persiguen eventos de este tipo. Para vender los productos, hay que saber comunicar una imagen. Desde las tarjetas de visita que se entregan, acordes a la imagen corporativa de la firma, hasta la comunicación informal que se entabla con el visitante. El diseño es el que te entra por los ojos, pero luego también recuerdas al diseñador que entabla una conversación contigo, o la firma que cuida cada uno de los detalles.

La originalidad también es fundamental, sobre todo en los showrooms. Una tienda de porcelana puede convertirse estos días en una fiesta improvisada donde los asistentes además de comer asisten a un taller de manualidades muy divertido.

No olvidemos, que en estos días se pretenden hacer negocios, pero conseguir entrar en el recuerdo del público y empezar una comunicación duradera en el tiempo, es oro, al fin y al cabo nadie duda de la efectividad del boca a boca de toda la vida.

Share on FacebookShare on Twitter+1Share on LinkedInPin it on PinterestShare via email